Así era la comunicación en el norte neuquino hace 6000 años

Es lo que determinaron arqueólogos de la UBA y el Conicet analizando el arte rupestre encontrado en el lugar. Las pinturas datan de entre 3.000 y 6.800 años.

Encontraron evidencias arqueológicas, como pinturas y grabados ejecutados sobre bloques o paredes de cuevas y aleros, incluyéndose geoglifos.

Los dibujos encontrados en el interior de la cueva Huenul brindan evidencias de una forma de comunicación.

 

Laura Loncopan Berti

 

La población del norte neuquino que ocupó la cueva Huenul hace miles de años vistió el paisaje con información. Un grupo de arqueólogos del Conicet pudo determinar, a partir del arte rupestre, que quienes habitaban esta región patagónica concurrieron a pintar dentro de un lapso temporal denominado “Holoceno medio”, que en términos ambientales se asocia con una marcada aridez a lo largo de gran parte del área andina. Esto hace pensar que el arte rupestre funcionó como un medio de transmisión de información que posibilitó a los habitantes sobrellevar los cambios. Algo así como un muro de Facebook, de acceso ilimitado, para los cazadores-recolectores.

La arqueóloga de la UBA y becaria doctoral del Conicet Guadalupe Romero Villanueva, explicó que el arte rupestre son todas aquellas imágenes realizadas por los grupos humanos del pasado sobre soportes rocosos fijos. El término abarca evidencias arqueológicas como pinturas y grabados ejecutados sobre bloques o paredes de cuevas y aleros, incluyéndose el caso de los geoglifos.

Investigan desde 2010

La profesional integra el grupo que desde 2010 desarrolla un proyecto de investigación en el departamento Pehuenches del norte de Neuquén, con base en las comunidades de Barrancas y Buta Ranquil. El objetivo es estudiar la historia de la ocupación humana en el noroeste de Patagonia. En el contexto de este trabajo lo que se realizó fue un relevamiento exhaustivo del arte rupestre. La tarea consistió en observar en detalle paredes y bloques de piedra para documentar en forma sistemática aquellos que presentan imágenes.

Romero sostuvo que la “información arqueométrica nos abrió la posibilidad de datar en forma directa, por primera vez, pinturas rupestres de la Patagonia argentina”. Los resultados, precisó, “sugieren episodios recurrentes de pintado en Huenul que van entre los 6.800 a los 3.000 años atrás.”

Stress ambiental

“Que la ocupación de la cueva Huenul durante el Holoceno medio se halle centrada en la circulación de información, mediante la ejecución de arte rupestre, podría estar indicando la importancia de mantener un flujo de información entre los grupos humanos del área, particularmente en momentos de stress ambiental. La existencia de redes de circulación de información, visibles arqueológicamente a partir de las semejanzas halladas entre los motivos rupestres de diversas regiones, podría haberle permitido a estos grupos amortiguar los efectos de esta crisis ambiental al establecer redes sociales de interacción entre grupos cazadores-recolectores en un contexto de grandes cambios ecológicos y sociales”, señaló.

Agregó que “es probable que estos cambios hayan afectado la cantidad y disponibilidad de diversos tipos de los recursos. Por ejemplo, que las fuentes de agua hayan disminuido y las poblaciones de animales se hayan dispersado y para el que anda buscando cazar todo el día es como más difícil.”

Remarcó que “el arte rupestre queda fijo en el paisaje, no hay necesidad de hacer una interacción cara a cara para que la comunicación humana se lleve a cabo. Eso es de súper gran importancia, particularmente porque los grupos humanos del pasado eran muy móviles. En ese momento, en términos históricos, uno pensaría que las poblaciones estarían dispersas. Así, el arte rupestre permite la posibilidad de equipar el paisaje o determinados lugares, como puede ser esta cueva, con información y que esa información esté disponible allí por mucho tiempo.”

 

Fuente: http://www.rionegro.com.ar/sociedad/asi-era-la-comunicacion-en-el-norte-neuquino-hace-6000-anos-BB3524773

Deja un comentario