La contaminación crece en Neuquén por los basurales a cielo abierto

Los plazos legales para detener los basurales a cielo abierto están por vencer, pero la gran mayoría de los municipios del interior neuquino no avanzó con los procesos de cambio.

Lorena Vicenty

Diario “Río Negro”, 28 MAY 2017

Dos años le quedan a los basureros a cielo abierto para desaparecer. Los principios y obligaciones para una buena gestión integral de los Residuos Sólidos Urbanos (RSU) quedaron claros en la Ley 2648. Pero mientras el tiempo corre a toda velocidad, los municipios de la provincia hacen cambios al ritmo de las tortugas.

La norma legal fue sancionada en 2009 por la Legislatura de Neuquén. Promueve políticas fiscales y económicas activas para su implementación y destaca como beneficio la integración intermunicipal. Estableció dos plazos a partir de la entrada en vigencia. Cinco años para que municipios y comisiones de fomento realicen una gestión integral de los RSU y 10 para terminar con los basureros a cielo abierto. El primero venció en mayo de 2014. El segundo lo hará en junio de 2019. Poco se hizo.

Según la subsecretaría de Ambiente, la provincia del Neuquén cuenta con 54 vertederos a cielo abierto (94% del total), en situaciones críticas y que son potenciales generadores de impactos. Este problema no sólo afecta al área del vertedero y su entorno más próximo, sino también al subsuelo.

La gestión de residuos a nivel local, cuenta en varias localidades con plantas de separación donde se recuperan los materiales comercializables. Tres municipios tienen rellenos sanitarios, donde se da una gestión controlada de los RSU. Sin embargo, en general, las condiciones son ambientalmente inviables.

El basurero de Aluminé hace 32 años está al lado del río Ruca Choroy. Según el subsecretario de Ambiente Juan de Dios Lucchelli “hay que sacarlo. Se aísla para que no haya infiltraciones. La suerte es que no lixivia, las mediciones que se hicieron hace dos meses, dan bien”.

Desde el municipio contaron que el servicio es gestionado por la cooperativa “Amigos del pueblo”, desde 2016. Ellos se hacen cargo de la recolección, separación y compactación . Lo que se vende va a Cipolletti o Bariloche. Lo que sobra se lleva al basurero.

“Vamos a cambiarlo de lugar. Estamos a pocas semanas de iniciar un trabajo con el ministerio de Seguridad, trabajo y ambiente y la subsecretaría de Ambiente para remediarlo in situ”, contó el intendente Gabriel Álamo.

El nuevo lugar para la disposición final se encuentra, según el funcionario, en el ex Campo Cordero, donde el municipio compró un predio hace 15 años. “Tenemos que preparar el lugar, impermeabilizar, hacer la cava y se trabajará con Ambiente”, contó Álamo y agregó que los corre la normativa, pero también el mundial de rafting que se hará en octubre y debe estar todo limpio.

En Picún Leufú, el año pasado, ardió Troya o, mejor dicho, basura. Desde la asamblea ambiental del pueblo denunciaron que el basurero está al lado del canal de la Picasa y colapsó.

Después de una tormenta que le impidió ingresar al predio, desde el municipio resolvieron tirar la basura en medio del campo que estaba designado para ese fin, pero no preparado. En esta localidad, no está organizada la separación de residuos.

Ahora, comienzan a trabajar . Según detallaron desde Ambiente: “tiene un proyecto presentado, con licencia ambiental. Están haciendo los pozos para ver a cuánto está la napa y para hacer las cavas impermeabilizadas”, dijo Lucchelli.

En el norte de la provincia, en marzo, el intendente de Chos Malal, Hugo Gutiérrez, anunció que “uno de los objetivos a mediano plazo está relacionado al basurero municipal” y detalló que junto a los intendentes de Tricao Malal, Taquimilán y Villa del Curi Leuvú trabajan en erradicar los basureros a cielo abierto y en hacer realidad la Planta de Tratamiento Integral de Residuos Sólidos Urbanos del Norte Neuquino.

Por ahora, según los relevamientos de ambiente, se alambraron lugares, se hicieron mejoras pero son solo paliativos, no soluciones de fondo.

“Estamos avanzando para dotar al predio del servicio eléctrico, lo cual sería el primer paso para una planta a futuro”.
Gastón Calabró, secretario de Gobierno del Municipio de Zapala.
“Por un crédito del BID, Junín debía recibir de San Martín, pero ahora no quiere. En estos casos no puedo intervenir”.
Juan de Dios Luchelli, secretario de Medio Ambiente de Neuquén.

San Martín guarda y recicla

Entre 30.000 y 35.000 kilos de basura diaria son depositados en el relleno sanitario de San Martín de los Andes en la Chacra 32, según registros de la Subsecretaría de Servicios Públicos.
A éstos se suman lo que acarrean hasta el vertedero los vecinos por sus propios medios.
Los camiones recolectores de la Municipalidad se pesan en el Centro Ambiental aledaño al relleno , lugar donde se “trabajan” los residuos sólidos urbanos antes de su disposición final.
Los residuos que no puedan ser reutilizados , se los lleva al relleno sanitario, según relató Alfredo Muñoz, funcionario a cargo de la operatoria.
El Municipio de Chos Malal trabaja con Taquimilán, Tricao Malal y Villa del Curi Leuvú en un centro de acopio y reciclado de botellas plásticas.

Dos ciudades juntas con diferente actitud

En la comarca petrolera, los municipios cuentan –según la ciudad– con una planta de tratamiento de residuos o el basurero a cielo abierto. Cutral Co tiene en la zona del cerro California la planta de tratamiento de residuos.
En la planta, –se desempeñan cerca de 60 personas– se separan latas, papel, vidrios, plásticos, y luego el resto se entierra.
En Huincul se arrojan los desechos a cielo abierto a la vera de la Ruta Provincial 17.
Fuente: http://www.rionegro.com.ar/sociedad/la-contaminacion-crece-en-neuquen-por-los-basurales-a-cielo-abierto-MK2873169

Deja un comentario